DESPUÉS DE EXTRAER UN DIENTE

La formación de un coágulo de sangre es uno de los aspectos más importantes del proceso de curación. Se le pedirá que muerda una almohadilla de gasa durante al menos 30 a 45 minutos después de que finalice su extracción y le recomendamos encarecidamente que, si continúa sangrando o exudando, continúe mordiendo una almohadilla hasta que desaparezca.

Una vez que se forma el coágulo de sangre (lo que ayuda en la curación) es imperativo que no se enjuague demasiado, use un pitillo, consuma alcohol o cepille los dientes al lado de la extracción durante al menos 3 días. Cualquiera de estas actividades podría retardar su proceso de curación. No debe intentar ninguna actividad extenuante durante al menos veinticuatro horas, ya que esto puede causar un sangrado adicional en el sitio de extracción (debido al aumento de la presión arterial).

Para el dolor y la hinchazón, recomendamos una bolsa de hielo y tomar medicamentos para el dolor según lo prescribamos (o el uso de remedios para el dolor de venta libre). Normalmente, la hinchazón se reducirá dentro de dos días. Si le recetamos un antibiótico, es fundamental que lo tome exactamente como se lo recetaron, ya que esto reducirá significativamente su riesgo de infección. Tan pronto como se sienta lo suficientemente cómodo para hacerlo, debe reanudar sus hábitos alimenticios normales, pero mientras tanto, se deben consumir alimentos suaves y altamente nutritivos. También es imperativo que ingiera muchos líquidos durante el tiempo de curación.

El cepillado y el uso de hilo dental no solo mantiene su boca limpia, sino que también ayuda a la curación y su rutina normal puede reanudarse dentro de un día después de las extracciones.

Si sufre algún dolor intenso, sangrado abundante o hinchazón inexplicable (que dura más de 3 días) o cualquier reacción inesperada a algún medicamento, debe comunicarse con nuestra oficina de inmediato.

Open chat